Muchos de nosotros hemos tenido la sensación de tomar una gaseosa tanto en el hogar como cuando estamos en la calle con la simple idea de calmar la sed  o satisfacer un capricho del momento, lo cual a  la larga si consumimos continuamente este tipo de bebidas se nos puede presentar diversas enfermedades en nuestro organismo  con lamentables consecuencias, manifestó la nutricionista Slovenia Ulloa Acuña, de la Universidad Femenina del Sagrado Corazón- UNIFE.

“El azúcar que contiene una botella personal o una lata equivale a como si se consumiera siete cucharadas de azúcar, cuando no debemos de pasar de tres cucharadas por día. Además que es azúcar refinada, que quiere decir que ya no tiene nutrientes, y al entrar a nuestro organismo, necesitará de vitaminas del complejo B para poder usarse, e irá dejando a nuestro cuerpo sin esta vitamina y las consecuencias serán una mala digestión y mucho cansancio», precisó.

Según la especialista en cuanto al consumo de  bebidas Light, tampoco estamos a salvo, pues aunque esas bebidas no tienen azúcar como tal, los sustitutos del azúcar (edulcorantes), nos están ocasionando entre otras cosas, problemas en nuestro páncreas, el sistema nervioso y nuestro hígado, órganos vitales con infinidad de funciones para nuestro organismo, al igual que posibles efectos ocasionadores de cáncer.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here