En el laboratorio del biólogo molecular David Sinclair en la Escuela de Medicina de Harvard, los ratones viejos están volviéndose jóvenes nuevamente.

Usando proteínas que pueden convertir una célula adulta en una célula madre, Sinclair y su equipo han restablecido las células envejecidas en ratones a versiones anteriores de sí mismos. En el primer avance de su equipo, publicado a fines de 2020, los ratones viejos con mala vista y retinas dañadas pudieron volver a ver repentinamente, con una visión que a veces rivalizaba con la de sus crías.

«Es un restablecimiento permanente, hasta donde sabemos, y creemos que puede ser un proceso universal que podría aplicarse en todo el cuerpo para restablecer nuestra edad», dijo Sinclair, quien pasó los últimos 20 años estudiando formas de revertir el estragos del tiempo.

«Si revertimos el envejecimiento, estas enfermedades no deberían ocurrir. Hoy tenemos la tecnología para poder llegar a los 100 años y más sin preocuparnos de tener cáncer a los 70, enfermedades cardíacas a los 80 y alzhéimer a los 90», le dijo Sinclair a una audiencia en Life Itself, un evento de salud y bienestar presentado en asociación con CNN.

«Este es el mundo que se avecina. Es literalmente una cuestión de cuándo y para la mayoría de nosotros sucederá en nuestras vidas», dijo Sinclair a la audiencia.

«Su investigación muestra que se puede cambiar el envejecimiento para que la vida sea más joven por más tiempo. Ahora él quiere cambiar el mundo y convertir el envejecimiento en una enfermedad», dijo Whitney Casey, una inversionista que se asoció con Sinclair para crear una prueba de edad biológica casera.

Si bien la medicina moderna aborda la enfermedad, no aborda la causa subyacente, «que para la mayoría de las enfermedades es el propio envejecimiento», dijo Sinclair. «Sabemos que cuando revertimos la edad de un órgano como el cerebro de un ratón, las enfermedades del envejecimiento desaparecen. La memoria vuelve; no hay más demencia. Creo que en el futuro, retrasar y revertir el envejecimiento será la mejor manera de tratar las enfermedades que aquejan a la mayoría de nosotros».

Un botón de reinicio
En el laboratorio de Sinclair, dos ratones se sientan uno al lado del otro. Una es la imagen de la juventud, la otra gris y débil. Sin embargo, son hermano y hermana, nacidos de la misma camada: solo uno ha sido alterado genéticamente para envejecer más rápido.

Si eso se pudiera hacer, preguntó Sinclair a su equipo, ¿se podría lograr lo contrario también? El investigador biomédico japonés, el Dr. Shinya Yamanaka, ya había reprogramado células de la piel de adultos humanos para que se comportaran como células madre embrionarias o pluripotentes, capaces de convertirse en cualquier célula del cuerpo. El descubrimiento de 2007 le valió al científico un premio Nobel, y sus «células madre pluripotentes inducidas» pronto se conocieron como «factores de Yamanaka».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here