Un terminal informal ubicado en el centro de la ciudad era una “bomba de tiempo”, pues dentro del predio funcionaba un grifo clandestino, siendo un peligro latente para los moradores de la primera cuadra del jirón Ricardo Palma, en el barrio Santa Bárbara de Juliaca.

Aproximadamente a las 7:30 de la mañana de ayer, el personal de la Gerencia de Fiscalización y Control de la Municipalidad de San Román y los serenos llegaron al inmueble con el propósito de clausurar la cochera que funcionaba como terminal de vehículos que hacen servicio de Juliaca-Lampa y viceversa.

Pese a la resistencia de los transportistas, quienes trataron de agredir a los interventores, las autoridades ingresaron al predio, donde descubrieron la existencia de un surtidor electrónico de combustible y dos camiones cisterna.

El gerente del área de Fiscalización de la comuna, René Lipa Chura, refirió que luego de descubrir el grifo clandestino, comunicaron inmediatamente a los policías y al fiscal de turno para que realicen las diligencias.

Las autoridades señalaron que dentro de una de las cisternas había unos 500 galones de petróleo.

Consideraron que la instalación de este grifo es totalmente ilegal, lo que será investigado y sancionado por las instancias competentes.

El Organismo Supervisor de la Inversión en Energía y Minería (Osinergmin), es el encargado de otorgar licencias de construcción y supervisión de los grifos y otros similares, que debe cumplir con una serie de requisitos de seguridad.

El funcionario municipal expresó que clausuraron el terminal informal, que no tenía la autorización. También multaron a los propietarios con 10 Unidades Impositivas Tributarias.

Lipa Chura, quien recientemente asumió el cargo, advirtió que en los próximos días la comuna local en coordinación con otras autoridades clausurarán otras cocheras que sirven de terminales.

Fuente: Correo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here