Edgar Armando Apaza Aguilar es el nombre del biólogo-ecólogo que fue literalmente echado sin mediar ninguna razón de la obra de construcción del hospital Materno Infantil de la ciudad de Juliaca, por el residente, Manuel Vidaurre Cajusol.

El profesional afectado, haciendo valer sus derechos, ha puesto en conocimiento de esta situación al mismo gobernador regional de Puno, Walter Aduviri Calisaya, pero al parecer, este no pasa a ser un tema relevante para la autoridad.

A través del memorandum N°1377-2019, con fecha 6 de mayo, el gerente de Infraestructura, Jaime Quisocala Supo, ordena a Apaza Aguilar asumir funciones de especialista de Medio Ambiente en el referido proyecto. El documento dice: “…deberá cumplir con las funciones con responsabilidad desde una óptica de gestión de resultados…”.

Un día después, el profesional se presenta en la obra con su respectivo documento, pero no es recibido de la mejor forma por Vidaurre Cajusol.

De acuerdo al testimonio del agraviado el referido personaje le exigió que presentase su currículum vitae, y que además él es quien paga al personal. “…sin más explicación me expulsa de la obra con palabras muy alzadas de tono…”.

Pese al incidente, Apaza Aguilar regresó un día después con sus documentos, pero esto no iba a ser suficiente. Esta vez, quien se cree amo y señor en la obra, le dijo que los términos de referencia requerían un Especialista Ambiental y eso debía decir en su título profesional.

El consejero regional por la provincia de Puno, Jorge Zúñiga, nuevamente indicó haber solicitado un informe de la situación. “Entendemos que se ha derivado lo actuado a la sub gerencia de obras, pero en todo caso nosotros intervendremos en la obra este jueves”, anunció.

Fuente: Correo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here